Francisco Javier Montiel, nuevo director de EWA

“Reinventarse cada cierto tiempo puede ser una necesidad o una virtud, pero también una actitud ante la vida”.

Éste es el caso de Francisco Javier Montiel, el nuevo director de EWA, que tras licenciarse en filología hispánica en la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) comenzó a trabajar como copy en publicidad, lo que lo animó a obtener una segunda titulación en marketing management (IEES). Entre los años 80 y 90 fue adquiriendo experiencia tanto en el mundo de la enseñanza, la lengua y la cultura como en la economía y la empresa. Ése perfil híbrido era poco entendido en la España de entonces, pero fue el que le abrió las puertas del doctorado cuando se trasladó a Alemania a comienzos de los 2000. Allí trabajó como empleado académico en el departamento de comunicación intercultural aplicada a los negocios de la universidad de Jena y obtuvo el doctorado con una tesis que analiza la historia de la publicidad en España desde el punto de vista de la cultura.

Su carrera como profesor universitario comenzó en el departamento de económicas de la HAW Hamburg (universidad de ciencias aplicadas), impartiendo clases en el grado International Management y en el Máster International Logistics and Management. En 2012 obtuvo la cátedra de Intercultural Management de la Karlshochschule International University, donde continuó sus labores de enseñanza e investigación, ampliándolas hacia campos como la gestión de la diversidad y la integración en organizaciones. También contribuyó al desarrollo de la universidad con su experiencia sobre didáctica en entornos virtuales y fue director de estudios de los grados Intercultural Management and Communication e International Business.

El último giro en su carrera se produjo cuando descubrió la enseñanza superior dual. “La enseñanza dual goza de una gran tradición en Alemania y es un factor esencial para entender cómo el sistema educativo ha contribuido a la excelencia económica y empresarial del país. Al informarme sobre el concepto educativo de la DHBW comprendí que se había hecho una gran labor en la transferencia de la filosofía dual al contexto de la enseñanza superior”. El entusiasmo fue inmediato al descubrir que esa misma enseñanza superior dual se podía cursar en España gracias a EWA. Cuando se van a cumplir tres meses desde que aceptó el puesto de director de EWA, Francisco Javier sigue convencido de haber encontrado uno de los centros de educación superior más singulares y a la vez con más proyección del panorama universitario actual.

“EWA reúne todas las características que me motivan para continuar mi labor en la enseñanza universitaria: Un sistema dual, que es a mi parecer el concepto más sostenible de formación superior; una perspectiva internacional e intercultural enraizada en todos los aspectos, desde la cultura de la organización, pasando por las lenguas, los contenidos y las universidades con las que colabora, hasta la propia biografía de los estudiantes; una institución en la que las personas cuentan y en la que el tamaño de los cursos permite conocer a los alumnos por su nombre y trabajar con ellos empleando una didáctica de corte colaborativo; un cuerpo docente prestigioso y comprometido; y un equipo de profesionales cohesionado por el diálogo y las buenas ideas”.